f

menu

domingo, 9 de septiembre de 2012

TOMATES VERDES FRITOS


Seguro que cuando oís o leéis el título “Tomates verdes fritos” automáticamente se os viene a la memoria aquella película que tanto éxito tuvo  a primero de los noventa, sin embargo lo que yo pretendo es reseñar la novela desde la que fue versionada.

Un libro encantador donde los haya, que nos hace vivir dos historias muy distintas pero a cuál de ellas más magistral. De la voz de Ninny Threadgood, una señora octogenaria que vive en una residencia de ancianos, nos llega la historia del pasado, las vidas de su familia adoptiva, la familia de su marido, cargadas de interesantes experiencias en contra del racismo y la homofobia en una sureña ciudad de Alabama, donde todo era dominio del hombre blanco, y el ku klux klan campeaba por sus fueros, haya por los primeros años del siglo XX. Narraciones de tesón y superación que ante todo sirven para despertar la autoestima de Evelyn, que es quién las oye, una mujer cercana a la cincuentena que ha perdido las ilusiones, por el aburrimiento, la desidia y la disconformidad ante su aspecto, e incrementado todo ello ante la actitud de los que la rodean, especialmente la de su marido. Conforma esta la historia del presente.

Si bien al principio y a lo largo de la novela la similitud entre el libro y la película es bastante grande, también hay detalles muy importantes que los diferencia, principalmente la historia de amor entre Idgie y Ruth que está escrita con mucha sutileza pero habla a las claras de un enamoramiento rotundo, y la película sin embargo lo trata de una gran amistad. Por otro lado el libro es más extenso y completo con un final distinto, yo diría que menos comercial.
Lo que sí está claro es, que es un libro que armoniza con gran acierto pequeñas dosis de melodrama, humor, ternura e intriga.

Fannie Flagg, de nombre Patrcia Neal, se graduó en la Universidad de Alabama en Birminghan. Inició su carrera como redactora para televisión en un programa de cámara oculta, continuando como actriz en televisón, teatro y cine. Comenzó a escribir en la década de los ochenta.

Sus libros  son:
Me muero por ir al cielo, Bienvenida a este mundo pequeña, Tomates verdes fritos,







Mª.Paz Osorio