f

menu

jueves, 13 de febrero de 2014

LOS PUENTES DEL GUADALMEDINA




 Según un estudio de Antonio Molina Cobos sobre los puentes de Málaga, el primero del que se tiene noticias es el Puente de Piedra, de origen romano y restaurado por los árabes. Estaba situado  a la altura de donde posteriormente se levantaría el convento de Santo Domingo, ya que en esa época el mar llegaba cerca de este lugar. Este puente se deterioró mucho durante la toma de Málaga por los Reyes Católicos y finalmente fue destruido por una riada en 1661.

Desde entonces sucesivas pasarelas de madera apoyadas en bases de piedra se iban sucediendo según las riadas las destruían, este puente pasó a llamarse “Santo Domingo”.  Una riada en 1907 lo destruyó definitivamente y fue sustituido por un puente de hierro que regaló el pueblo alemán en agradecimiento a la ayuda prestada por los malagueños durante el naufragio de la fragata “Gneisenau” ocurrido en 1900. Este puente que aún perdura, aunque su emplazamiento se modificó ligeramente,  es conocido también como Puente de los Alemanes.

El segundo puente que ha tenido el Guadalmedina ha sido el de la Aurora, llamado así por estar junto  a la ermita de la Aurora María. El puente ha comunicado históricamente dos lugares importantes, calle Mármoles, frontera entre Perchel y Trinidad, con Puerta Nueva. Incluso en época musulmana, ha existido en este lugar un pequeño puente o pasarelas que dio nombre a una pequeña calle que aún existe, calle Puente.

Presa fácil de las riadas, no fue hasta  el 1921 que se plantea construir un nuevo puente fuerte y sólido, apto para el tráfico rodado, inaugurando las obras Alfonso XIII y dando su nombre a la nueva construcción. Nombre que hoy en día no ha cambiado, pero que todo el mundo conoce como el puente de la Aurora. Se puso en servicio en 1930 y es por entero metálico y con un solo arco.

El puente de Tetuán, llamado así por la reciente toma de aquella ciudad en la campaña de África, es el primer gran puente de  la ciudad moderna que resistió sin cambios más de 50 años. Alrededor de 1913 se remodeló y se sustituyó por otro más ancho que se asienta sobre los basamentos del anterior y que permite mayor tráfico rodado. En 1971 es sustituido  a su vez por otro de hormigón.

En 1913 se construía el puente de Armiñan, llamado así por el director de Obras Públicas que contribuyó a que el proyecto saliera adelante. Fue el primer puente malagueño realizado en hormigón armado. La necesidad de este puente fue el crecimiento de la ciudad hacia el norte y mejorar la comunicación con el Hospital Civil.
El puente del Carmen se incluyó en el Plan de Mejoras de 1924 y respondía a la necesidad de mejorar la comunicación de la zona Suroeste de la ciudad y el ferrocarril.



El puente de Tetuán cuando aún tenía los paredones entre las aceras y la  calzada para que en días de lluvia no salpicara a los peatones. 
 
 
 
 
 


Inauguración del Puente de Tetuán y la Prolongación de la Alameda
 
 
Información: Málaga hace un siglo de Juan Antoni Rivero
Fotos: Diario Costa del Sol
 CFrivero
Todocolección.net
Algunas desconozco su procedencia, si alguien tiene la autoría de alguna foto, puede mandar un correo y la retiraremos si así lo solicita 
 
 

domingo, 9 de febrero de 2014

"LA PALABRA MAS HERMOSA" - Margaret Mazzantini


                  

La palabra más hermosa no es una novela fácil de leer. Con un estilo literario muy marcado, la autora te lleva desde un principio de la mano hacia una historia de amor, o así te lo hace creer, para convertirla mas tarde en algo muy distinto. Con un conjunto de personajes que van dando vida a la historia, todos y cada uno relevantes, quiere cerrar un círculo abierto por Gemma en un viaje de juventud a Bosnia, haciéndolo repetir en la madurez junto a su hijo adolescente.

Ella, universitaria aun, está a punto de casarse con un joven bien posicionado y guapo, sin embargo se enamora a primera vista, en Sarajevo, de Diego, fotógrafo napolitano que entiende la vida como una aventura, una imagen bella o como un compromiso hacia los demás. Por si es un espejismo Gemma se casa a pesar de todo con el hombre al que estaba comprometida, divorciándose en tan solo unos meses ,y comenzando con Diego el tipo de vida realmente anhelada. Con el paso de los años el miedo a perder ese amor, que se le ha pegado en los huesos y tiene asegurado de por vida, se obsesiona con tener un hijo de él y para él, para retenerlo siempre a su lado y hacer perdurable la unión entre ambos. Sin embargo tras múltiples e insistentes intentos descubren la esterilidad de Gemma.

 Esa obcecación que la autora nos muestra persistentemente con la esterilidad, en ocasiones ralentiza la dinámica de la novela llegando hacerte pensar en esos tramos si está siendo algo pesada. Sin embargo cuando avanzas en ella, comprendes lo imprescindible de su desarrollo para entender porque esa pareja vuelve a Bosnia en el peor momento de su historia reciente, viéndose envueltos en una guerra cruel e inútil ajena a ellos, aunque la adoptan como un conflicto propio porque tienen amigos a los que ayudar. Principalmente Gokjo, los presento ambos en el pasado; y a su adorable familia donde los integro sin reparos; o Aska una joven estudiante de música, que ofrece su vientre en alquiler a cambio de una vida fuera de aquel mundo sin oportunidades.

 En esta parte de la novela se describe el sufrimiento de la guerra, el hambre, el miedo, la violación, la soledad y la culpa, de un modo riguroso, duro y desgarrador, y sin embargo te conquista el corazón con cada una de las dolorosas palabras. Describiéndote punto por punto unas escenas tan presente en nuestras vidas a la hora de ver los telediarios, durante la primera mitad de la década de los noventa.

Dieciséis años después Gemma vuelve a Sarajevo con su hijo Pietro, un adolescente impertinente, sin interés alguno por conocer el origen de su historia, que a medida que pasan los días, entre tiras y aflojas, irá sintiéndose más unido a su madre. Ella viajaba con un secreto en la mochila para ese hijo  nunca albergado en su vientre, y en esas vacaciones cargadas de duros recuerdos, descubre otro que se le guardo a ella durante todo este tiempo. Otra verdad aun más dolorosa, que a pesar de ello puede provocarles la posibilidad de tener en adelante una vida más satisfactoria.

Es a mi juicio una novela extraordinaria, conquista al lector cien por cien, ya que la autora con su buen estilo narrativo, pretende mostrarnos el significado de la palabra más hermosa, una palabra que hasta el final de la historia no eres consciente pueda estar presente en el libro.

Margaret Mazzantini (Dublín, 1961), escritora y actriz italiana, es autora de varias novelas entre las que cabe destacar Non ti muovere (No te muevas), y la palabra más hermosa que inspiró la película homónima de su esposo, el director y actor Sergio Castellitto, con quien tiene tres hijos.

Como actriz, ha representado numerosos papeles en las obras teatrales Ifigenia de Goethe (1982), Venezia salvata (T. Othway, 1983), Las Tres Hermanas (Antón Chéjov, 1984), El Honesto Yago (Corrado Augias, 1985), El Alcalde de Zalamea (Calderón de la Barca, 1985), La señorita Julia (Johan August Strindberg, 1986), Antígona (Sófocles, 1986), Fausto (Goethe, 1987), Mi Fausto (Paul Valéry, 1987), El Niño (Susan Sontag, 1988), Praga mágica-Valeria (1989), Descalzos por el parque (1993), Golpe Bajo (1994) y su propia obra Manola (de 1994 a 1998), así como en numerosas películas para el cine y la televisión.

Como novelista es autora de La palangana de zinc (1994) y Non ti muovere (No te Muevas, 1998), un duro recorrido entre una Italia marginal y olvidada, y una burguesía donde se entrecruza la opulencia superficial y la condena de cuna. Se le han concedido diversos premios literarios e interpretativos. En 2005 publicó Zorro, un monólogo para su esposo.

Mª.Paz Osorio