f

menu

viernes, 24 de mayo de 2013

FLORA MALAGUEÑA - MUSCARI COMOSUM










El jacinto comoso, hierba del querer o nazareno (Muscari comosum). Muscari, según algunos autores del griego muscarion, que significa "racimo", en alusión al tipo de inflorescencia, o según otros del latín muscarius, musca -ae, que significa "mosca", al parecer el olor que desprende la planta, atrae especialmente a las moscas. El epíteto comosum -a, -us, del latín y significa "cabellera o melena", pudiendo estar relacionado con la forma de moño que presenta la inflorescencia de esta planta.
Son conocidos como Nazarenos o Jacinto del Nazareno al coincidir su floración con la Pascua, siendo cultivado con frecuencia en jardines de monasterios y catedrales. También se le llamaba Penitentes en relación con el período anterior a la Pascua.
Es una hierba vivaz de vistosas flores de color púrpura o azul, nativa de Europa Central y Asia que alcanza los 60 cm de altura, con la raíz formando bulbos de color rojizo. Las hojas son basales, de forma lineal, de unos 15 mm de largo por 12 de ancho. Florece en primavera presenta flores ovoides o tubulares, con tres dientes, de color púrpura o azul marino, de hasta 1 cm de tamaño, formando racimos compactos de ellas. El ovario es trilobulado, dando como fruto es una cápsula alada trivalva
Prefiere suelos húmedos, prados y pastizales. Tolera suelos calizos y temperaturas bajas. Está muy extendido en jardinería dada su facilidad a la naturalización; por su rusticidad se la considera a veces invasiva. Se la encuentra en Europa meridional, el Medio Oriente y el norte de África.
Existe una variedad ornamental, llamada plumosum o monstruosum que forma una vistosa inflorescencia.
El bulbo, es parecido al de la cebolla pero más pequeño y de sabor más amargo, se comen en algunos países de la cuenca Mediterránea. Es emoliente y diurético, rico en mucílago y contiene taninos, sales, goma y azúcares. Dado que el bulbo es rico en mucílagos y tiene propiedades emolientes, se usa sobre abrasiones de la piel, zonas irritadas, enrojecidas, secas y con granos en forma de cataplasma.
Dioscórides (s. I) dice de estos bulbos: “todos son acres, y caloríficos, estimulan el coito, irritan la lengua y las amígdalas, etc. (...) Hay que cuidar la cantidad que se come de bulbos porque afectan a los nervios.”

 

viernes, 17 de mayo de 2013

LINEAS PARALELAS


LINEAS PARALELAS (Poesía y prosa sobre los amores imposibles)

El pasado día 19 de abril asistí a la presentación de un libro que me resultó entretenida, divertida y muy interesante. Se trataba, tal y como dice en la propia portada, de una antología en poesía y prosa de varios autores con la intención de llevar al corazón de los lectores un conjunto de amores imposibles que, de seguro, nos llegarían profundos. Eso de por sí era un punto importante para hacerme con él. Salir de allí con el libro bajo el brazo, pero mientras lo presentaban hubo otra cosa que me llamo la atención, los autores del susodicho no se conocían con anterioridad, simplemente habían respondido a un llamado de las redes sociales. Entonces pensé, me lo llevo, porque cuanto menos sería interesante ver si era homogéneo, si habían llegado realmente a un punto en común o tenían semejanza.


Comprarlo y leerlo fue todo uno, me llevó menos tiempo hacer eso que esta reseña.Decir por supuesto que me ha gustado bastante. Con su lectura he comprobado lo que en la presentación ya había oído, que algunos eran autores totalmente nóveles y otros bastante hechos a los que se les nota perfectamente las tablas en las artes literarias. Lógicamente unos me han gustado más que otros pero sin desmerecer a ninguno.
 
 Poesías intensas que tocan la fibra, cuentos cortos pero muy contundentes, y otros más largos y desgarradores; unos comedidos con amores más platónicos y otros rotundamente eróticos, en definitiva una sucesión de palabras correctamente engarzadas en unas historias que te llegan y que durante el tiempo de sus lecturas las haces tuyas y te hacen suyas como testigos omniscientes, espías de sus sentimientos, confidentes de sus actitudes. En definitiva creo y siento que si tenían algún objetivo individual antes de emprender este viaje en común, lo han conseguido, porque estoy segura que han llegado a buenos puertos. Cada uno de los corazones de los que lo hemos leído-
 
El galimatías lingüístico que cimienta este párrafo pretende representar un poco a esos amores que, por surgir a destiempo o desubicados en el espacio, se convierten en imposibles; “…en ocasiones la suma de dos verdades, no da otra verdad.” “pero el silencio es una buena compañía” “me quedo fuera del lugar que te enturbia” “¿Qué quiere? ¡Que le acompañe, nada más!” “y nunca lo que recibes devuelves” “ y con todo, soy invisible a tu forma de mirar” “el futuro está aquí contigo” “Boca que sabe que si acaso besa puede soñar” “Me gustaba más antes, cuando sabías escuchar” “ese no era su sueño. Ni el de ambos” “me repartió besos por todo el cuerpo.” “cuando sepa quién soy nunca será mía” “¿Todo ese amor para nada?” “Le he dicho que estoy bien, que no se preocupe por mí.” “eres el puzle que completa mi vida” “la charla que se avecina ahondará las distancias.”   Visten por entero a este libro.
 
Sin que los demás autores se ofendan quiero referir que supe del libro a través de una amiga, Loli Pérez, autora de dos de los cuentos de amores imposibles, escritos con ese estilo entrañable y cercano que la caracteriza, y que a mí personalmente me han gustado mucho.
 
Por supuesto decir que gracias a la iniciativa y laboriosa gestión de Javier Rodríguez Barranco se han hecho realidad los sueños e ilusiones de todos.
 


No quiero terminar esta reseña sin dejar de mencionar que está editado por Ediciones Alvaeno, dirigida por Salvador Moreno Valencia, una editorial independiente, joven, que apuestan por lo que según su criterio es digno de leerse, buscando acercarse a esas personas que les gusta tener un libro entre las manos e intercambiarlos entre sus amistades, aunque sepan que no vuelven.
 

 

 

 
                      
                        Mª Paz Osorio
  


                                                                                                                                                                                                                                                          

domingo, 12 de mayo de 2013

MÁLAGA ANTIGUA - PLAZA DEL OBISPO


1920-30
En la plaza del Obispo convergen la Catedral, a la cual le dedicaremos un artículo en un futuro, dos bloques de viviendas y el Palacio Episcopal.
Las realización de este palacio supone la obra más importante de su autor y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura civil malagueña, y en ella Ramos distribuye los espacios alrededor de dos patios sucesivos, agrupando en torno al primero de ellos la zona pública del conjunto y levantando un cuerpo bajo con arquerías, mientras que en el segundo dispone sus frentes abiertos con balcones, ubicando sobre un costado una escalera de tipo imperial de doble tiro que comunica con la zona alta del palacio. Alrededor del segundo patio también organizado en dos plantas de altura con una ligera estructura de arquería, se distribuyen las dependencias privadas que se destinan al prelado.
1924

Muy importante por su alta calidad compositiva es el diseño de su fachada principal, de tres plantas de altura, que se articula a través de pilastras pareadas y simples de bajo resalte entre las que se disponen grandes huecos a modo de balcones en las plantas superiores y de ventanales en la inferior. De un barroco clasicista donde destacan los frontones rectos y curvos de los huecos superiores, sobresale en esta fachada su magnífica portada-retablo que se le superpone en el centro, en tres cuerpos de altura, combinando mármoles en colores gris para el fondo y rosa en las columnas, cuyo número decrece progresivamente en cada planta superior.
1932

En ella destaca el gran balcón de movido diseño sobre la puerta de acceso, los elegantes remates con que se coronan pilastras y columnas, y los escudos que se muestran sobre la puerta de ingreso. Asimismo es de destacar en el último cuerpo de esta portada la profunda hornacina enmarcada entre pilastras con guirnaldas que aloja en su interior una imagen de la Virgen de las Angustias, obra de Fernando Ortiz.

 A la muerte de Antonio Ramos en 1782, las obras de este palacio las continúa su sucesor José Martín de Aldehuela, quizás el autor de la balaustrada de piedra con que se acaba superiormente el edificio, añadido en un momento posterior.

Esta Virgen de la Angustias, no sucumbió a la barbarie de la guerra civil, ya que se cuenta de que un miliciano republicano, al subir junto a la escultura y justo antes de derribarla, le colocó la boina que él mismo llevaba puesta, viendo esto, un compañero le gritó desde abajo, “¿no irás a tirar una virgen republicana?”, y parece ser que este hecho fue lo que salvo a esta imagen.   

Actualmente parte del edificio ha sido adaptado para sede del Museo Diocesano del Arte Sacro de la ciudad de Málaga. Bien de Interés Cultural, este Palacio Episcopal está catalogado como monumento, según declaración publicada en el BOJA en el año 1991.

En un pasado, este edificio funcionó como seminario. Los aspirantes a sacerdotes al final de sus tareas, solían pasear por el paseo de España. Los malagueños al ver el trasiego de seminaristas arriba y debajo de esta avenida, junto al muro que delimitaba el puerto, empezaron a llamarle “el paseo de los curas”, nombre por el que es más conocido este lugar actualmente.
Por último comentar que hubo una época en la cual, la plaza del Obispo era el punto de salida y  llegada de las diligencias de pasajeros. También fue uno de los escenarios de la película " El puente de San Luis Rey".           
                                                                                                                                      Años 40



viernes, 3 de mayo de 2013

ARROYO BEBEDERO


Esta ruta, que comienza junto al lo que queda del  convento de recoletos de San Francisco de Asís con su iglesia rupestre, es un paseo muy recomendable sobre todo a finales de otoño, cuando la humedad se adueña del entorno, el musgo cubre rocas y troncos y la vegetación luce exuberante.

Además de lo anteriormente mencionado, cuenta con un interesante puente medieval, llamado Puente Viejo o puente de la Atalaya,  que servía para comunicar los dos núcleos de población de la Rincona y la Atalaya, (Villanueva de Algaidas). Desde época bajomedieval se utilizaba este puente para pasar por el arroyo Bebedero que más adelante, a la altura del Convento de Nuestra señora de la Consolación de las Algaidas, pasa a denominarse Burriana.

En su construcción presenta unos cimientos excavados en la roca madre, dos hiladas de gruesos sillares de piedra de una cantera próxima al lugar, unidos con mortero y, rematando la obra de la bóveda de medio punto, unas hileras de ladrillos.  Para aliviar los problemas de las crecidas de nuestros arroyos, se construyeron a ambos lados del ojo principal otros dos más pequeños.

El puente es una preciosidad y también está en muy buen estado de conservación.