f

menu

domingo, 8 de enero de 2012

CORTIJO JURADO

En el catálogo de edificios protegidos de Málaga, se puede consultar en la web del Ayuntamiento de Málaga, aparece la siguiente descripción del edificio:

“En la cima de un cerro y dominando sus contornos se asienta esta gran edificación sobre su plataforma aterraza que salva el desnivel del terreno. Responde a una planta rectangular en torno a un patio central de la misma forma en torno a la cual se disponen cuatro crujías. Sobre las dos plantas de altura destacan la torre mirador y la capilla, con acceso tanto externo como interno directo hasta el coro. Esta última es de estilo gótico inglés y cuenta con vanos y portada de arco ojival, rematándose esta con un esbelto gablete. En su interior la preside un sencillo retablo de fábrica del mismo estilo. El resto de fachadas distribuye con regularidad vanos escarzanos. La elaborada imposta de separación de ambas plantas se decora con voluminosos dentículos. Las cubiertas son a dos aguas y de teja curva.”

Síntesis histórica que aparece en internet:

La edificación se levanta hacia el año 1850 por los hijos del empresario industrial Manuel Agustín Heredia, y utilizada como explotación agrícola y finca de recreo de la familia. A principios del siglo XX, los Heredia sufrieron una crisis económica y se vieron obligados a vender la propiedad a los marqueses de Larios, amigos y vecinos de la familia. Estos se deshicieron del lugar poco después, a mediados del siglo XX, pasando la propiedad por distintos propietarios hasta que fue adquirida por la familia Vega Jurado, de la que recibe su actual denominación. Estos a su vez lo han vendido a una empresa que iba a convertir la zona en un complejo turístico, empezando unas obras que al día de hoy están paradas desde hace un tiempo, víctima de nuestra actual crisis.

Desde hace tiempo tenía ganas de visitar el lugar, siempre que paso por las carreteras que la rodean, no puedo evitar fijarme en ella, imponente en lo alto de la colina, dominando todo el terreno. Pero el motivo solo era fotografiar tan espectacular casa antes de que la derribaran y el interés histórico de la finca, y poder contemplar de cerca la vivienda que utilizaban las familias de renombre en la Málaga industrial del siglo XIX y XX.

Hace relativamente poco tiempo conocí su fama de casa encantada, fama que se ha ido nutriendo y engordando a lo largo del tiempo de leyendas urbanas, llegando a ver por la tele algún programa que trata estos temas, y se centraba en el Cortijo. Más tarde indagué por internet y comprobé que hay cientos de páginas con temática esotérica hablando del Cortijo Jurado. A veces es difícil distinguir entre realidad e invención en las historias que se cuentan. Fotos de supuestos fantasmas, psicofonías, sicodélicas e inexplicables luces nocturnas, etc., hacen las delicias de los aficionados, y no tan aficionados, amigos de la parapsicología.

Lo cierto es que después de echar un vistazo al inmueble, se comprueba que hay muchos “visitantes” que se dedican a destrozar el lugar por pura diversión, o los amantes de lo sobrenatural, que intentando descubrir “algo oculto” entre la paredes o suelo, hacen sus “reformas” en la estructura de la casa, también hay que contar con los “recicladores de material” y cómo no, los que no faltan nunca, “los garabateros”, dejando las paredes constancia de que no saben escribir y ese ansia de que todo el mundo lo sepa, ya que dejan su nombre y fecha. Seguro que de niños no querían hacer “planas” en el cole, y de grandes míralos, todo el día espray en mano. No es de extrañar que de vez en cuando tenga que surgir algún espíritu de ultratumba a darles un susto para echarlos del lugar.

Está más maltratada la casa por el hombre que por la naturaleza del paso del tiempo.

Y digo yo, si este edificio está en el Catálogo de Edificios Protegidos por el Ayuntamiento de Málaga, ¿de qué lo protege? ¿Por qué está en este lamentable estado? ¿Por qué no se rehabilita, y se le da una utilidad en beneficio de los malagueños como por ejemplo un museo temático o algo parecido?

Por cierto, el lugar es para ir con mucha prudencia, suelos y techos están en estado muy ruinoso y es muy imprudente andar por algunas zonas, ya que la suciedad y escombros ocultan agujeros en el pavimento dentro y fuera de la casa, además el techo amenaza con desprenderse en cualquier momento.

También quiero comentar que aunque recorrí la casa de cabo a rabo y realicé infinidad de fotos, no observamos ningún fenómeno paranormal. Bueno, tengo que confesar que una ventana, o lo poco que queda de la hoja de esta, con el viento que hacía, que era mucho, se abría y cerraba dando golpes, provocando un pequeño susto y mosqueo momentáneo.

Es que los espíritus no se molestan si no vamos de vándalos y gamberros a su casa.







Os dejo una fotos que he encontrado por la red de la familia Heredia en el cortijo y el aspecto que este tenía en sus buenos tiempos.






 
 

Artículo de La Opinión de Málaga, 27/12/2011 por Miguel Ferrary:
 
 
 Urbanismo rechaza la alegación del nuevo propietario, que tiene hasta febrero para presentar un recurso.

El futuro de Cortijo Jurado sigue en el aire. El cambio de propiedad, con la entrada de Promociones Pantie en lugar del Grupo Miramar, no ha sido suficiente para renovar una licencia de obra que lleva siete años concedida para construir un hotel, pero que acumula cuatro años sin actividad. La Gerencia Municipal de Urbanismo ha desechado la alegación de la nueva propietaria para frenar el proceso de suspensión de la licencia de obra, comenzado en junio de este año.
 
 
El delegado municipal de Urbanismo y Vivienda, Diego Maldonado, recordó que la nueva propietaria de Cortijo Jurado €que adquirió en una subasta judicial en agosto€ reclamó la paralización del proceso para suspender la licencia de obra, concedida a Mirador en 2004 y renovada en 2009, pero que lleva cuatro años sin ejecutar.

Maldonado señaló que la continuidad de la licencia «ha sido finalmente rechazada porque la prórroga que dimos en 2009 se terminó sin que se iniciara la obra», no obstante dejó abierta la puerta a que la nueva propietaria justifique su interés por continuar con el proyecto para ofrecer una nueva licencia.

Como paso previo, el delegado municipal de Urbanismo reconoció que Promociones Pantie tiene una última opción, que es presentar un recurso extraordinario contra la caducidad de la actual licencia de obra. Dispone hasta principios de febrero para presentar este recurso, que estudiará Urbanismo para ver si procede mantener la actual licencia de obra o que se conceda una nueva.
 
 
Diego Maldonado afirmó que aprecia buena voluntad por parte de la promotora para continuar el proyecto de construcción de un hotel en Cortijo Jurado, pero tendrá que justificar el proyecto, los plazos y la inversión, para asegurar que las obras no se vuelvan a paralizar.

Como primer paso, Promociones Pantie está acometiendo los primeros trabajos para mantener y consolidar el edificio histórico y la estructura que se había construido antes de la paralización de los trabajos. Estos llevaban cuatro años a la intemperie y la Gerencia de Urbanismo emitió una orden a la nueva propietaria para que asumiera su deber de conservación, ante el peligro de ruina que sufría el antiguo caserón.

Descartan la expropiación

Independientemente de que Promociones Pantie consiga mantener la licencia de obra o tenga que presentar un nuevo proyecto para obtener un permiso nuevo, la Gerencia de Urbanismo ha descartado expropiar el edificio, que era una de las opciones que mantenía tras el inicio del proceso para anular la licencia de obra.

«Ellos han manifestado explícitamente su interés por seguir con el proyecto y no tiene sentido una expropiación cuando quieren continuar con la construcción del hotel», apuntó Diego Maldonado.

En todo caso, el Cortijo Jurado no cambiará de destino, ya que está calificado como suelo de uso hotelero y la intención de Urbanismo es que se mantenga este destino. Tanto si se aprueba la viabilidad de la actual licencia como si se concede una nueva, el proyecto se deberá ajustar a las especificaciones previstas para este edificio histórico y su entorno.

El proyecto del Cortijo Jurado que inició el Grupo Mirador en 2005 incluía la rehabilitación del edificio histórico y la construcción de un edificio anexo para un hotel de cuatro estrellas, con 200 habitaciones.

Del siglo XIX al abandono actual

El Cortijo Jurado es uno de los palacetes que la burguesía malagueña construyó en el siglo XIX en Campanillas. El origen de este edificio está en los Grund, que lo construyeron en la segunda mitad del siglo XIX con una arquitectura de influencia británica. El edificio pasó a manos de Miguel Serra en los años 20 y luego pasó a la familia Quesada. En los años 60 se mantenía en buen estado, sin embargo, en los 80 empezó a decaer su estado. Su abandono y las leyendas de fantasmas, que lo hicieron muy conocido y visitado en la última década, precipitaron su saqueo. El Grupo Mirador lo compró para convertirlo en hotel, iniciando las obras en 2005 y parándolas en 2007. En agosto pasó a manos de Promociones Pantie como pago de una deudas de 3,7 millones de euros.