f

menu

domingo, 14 de diciembre de 2014

FUENTE DE GÉNOVA











El origen exacto de esta fuente permanece al día de hoy envuelto en leyenda.

La Web de manantiales y fuentes de Andalucía nos da la siguiente descripción:

Alameda 1910
Gracias a las aguas de los manantiales del Almendral del Rey, del Arroyo de la Culebra y de Torre Atalaya, el Ayuntamiento de Málaga logró realizar, a mediados del siglo XVII, una red de abastecimiento de agua para la población.
 
 Como colofón de la obra y para que los ciudadanos pudieran surtirse, se colocó esta fuente en la que por entonces era la Plaza Mayor, en la cual se ubicaba la Casa Consistorial; con tal motivo, se aprovechó la columna central de una fuente que se encontraba en el puerto de la ciudad procedente de Génova (Italia). Un siglo más tarde se le añadió el cuerpo intermedio con tres esculturas.

 A inicios del siglo XIX la fuente es trasladada a un punto de la nueva Alameda que era visible desde el mar, evidentemente con un destino ornamental; posteriormente se reubica junto al río Guadalmedina y, ya en 1926, protagoniza un nuevo traslado, en esta ocasión va a parar al Parque. Por último, en 2002, se volvió a llevar al centro de la ciudad, concretamente a la Plaza de la Constitución, donde permanece desde entonces. 

La fuente es de estilo renacentista, está tallada en mármol y, como hemos dicho, es de origen italiano; consta de un pilón de 12 lados y una columna o fuste central de dos cuerpos: el inferior se complementa con figuras de sirenas y ninfas, el superior con otras tres figuras. La columna está rematada por un conjunto formado por varios niños y un águila. Actualmente, el agua procede de la red aunque antiguamente era abastecida desde la Mina del Almendral del Rey.”
 
La realidad y la leyenda se mezclan en la historia de esta fuente, en el artículo de Francisco Marmolejo Domínguez  escribe:

“…Esta fuente denominada de Génova, de Carlos V, de don Juan de Austria ó de Neptuno posee un hálito de leyenda en cuanto a su fábrica y su llegada a la ciudad de Málaga. Así una de las leyendas pregonada por el padre Morejón en su Historia de las antigüedades de Málaga, hablaba que esta fuente, fue mandada hacer por Carlos V a maestros genoveses.

 Cuando la obra se terminó, fue mandada para España, pero unos piratas capitaneados por Barbarroja, capturó la nave. Será un noble, don Bernardino de Mendoza, quien recupere la nave y trajo hasta el Puerto de Málaga los ricos botines que apresaron los piratas. Por este hecho el emperador mando que una parte de la fuente quedara en tierras malagueñas, mientras que otra fuese a parar a la casa del Marqués de Camarasa en la ciudad jiennense de Úbeda como regalo por los servicios prestados a la corona. 
 
Otra leyenda sobre esta fuente, viene a decir que esta fue botín de guerra de don Juan de Austria en la batalla de Lepanto y esta leyenda se corrobora con el citado poema que hiciera Ovando y Santarén. 

Como todas las leyendas, algo tienen de verdad, pero hoy día se sabe que esta fuente fue sufragada con los fondos públicos de la ciudad hacia 1551, según rezaba una lápida. Hacia 1554, la fuente se emplazó en la plaza de las Cuatro Calles siendo Sebastián de Burgos quien esculpa el canto inferior del pilar con mármol de un monte cercano a la ciudad, aunque en aquella época no se parecía a la actual fuente. Sería José Micael Alfaro en 1635 quien dotara a la fuente, el grupo de Neptuno, así como la taza adornada con mascarones.”…. 


1862

En otro artículo del periódico El País de 2-11-2002 nos dice:

“Lo que sí certifican los historiadores es que cuando se descargó la fuente en el puerto estuvo un tiempo almacenada. Tanto que algunas piezas se regalaron a otras ciudades. Cuando tomaron conciencia de la belleza renacentista de estos mármoles decidieron montar su fuste en la plaza de la Constitución. 'En la segunda mitad del siglo XVI se colocó en la plaza. Poco después se emitió un bando municipal para que se le hiciera un borde a la fuente. La intención era evitar que la calle se convirtiera en un lodazal'. Ya en el siglo XIX pasó a la Alameda. Pero tras la construcción de calle Larios, auspiciada por el marqués de Larios, la estatua del benefactor restó protagonismo a la fuente, que fue de nuevo trasladada para comenzar el siglo XX en el Parque. Ahora, más de 400 años después de su llegada, saldrá como aquella vez de las naves del puerto de Málaga para ocupar el destacado lugar que se merece.”

Años 30



sábado, 22 de noviembre de 2014

MICENA DE LAS PIÑAS



Mycena seynii . Orden Agaricales


A la llegada del otoño y con las primeras lluvias, el despertador del reloj biológico de algunos organismos suena, es cuando entre el humus humedecido del suelo de los bosques surgen todo tipo de hongos. Es la hora del reino fungi.

Los hongos durante bastante tiempo se consideraron dentro del reino vegetal, pero actualmente se encuentran dentro del reino fungi por varios motivos fundamentales, que no tienen clorofila, son organismos heterótrofos (deben alimentarse con las sustancias orgánicas sintetizadas por otros organismos), sus paredes celulares están compuestas de quitina y la sustancia de reserva es el glucógeno.

También recordar que llamamos seta al cuerpo fructífero sexual que producen algunos grupos de hongos como los Ascomycetes y Basidiomycetes.

De entre todas las setas que se pueden ver en Málaga, hay una por la cual siento  predilección, la mycena de las piñas, me llama la atención ver las pequeñas setas vivir saprofitando las piñas caídas del árbol, cuando estas empiezan a pudrirse. Prefiere los pinos resinero y piñonero, que tienen piñas algo mayores.

 Es una seta  de talla pequeña, aspecto delicado, sombrero campanulado de color pardo rosado, con estrías en la borde. Láminas de color blanco rosado, pie largo y cilíndrico, del mismo color del sombrero, carne escasa, de color blanquecino y esporas blancas. Como todo el Género MYCENA, no es comestible.



 


 

domingo, 16 de noviembre de 2014

MIYAZAKI Y LA NATURALEZA

 
 
 
 

Hayao Miyazaki
Los largometrajes animados se han convertido en los últimos años en obras cada vez más serias y con un trasfondo que no tiene nada que envidiar a los largometrajes de “carne y hueso”. Quizá si dejamos a parte a los estudios Pixar, sean las producciones japonesas las que han marcado el ritmo desde hace bastante tiempo (más de 30 años), con espléndidas obras maestras. Dentro de estas producciones hay un nombre que destaca sobre el resto, el de Hayao Miyazaki. Yo, con mi formación de Biólogo, y con mi ansia por establecer conexiones entre distintas áreas de conocimiento, decidí hace un tiempo revisar algunas de sus obras para encontrar como el autor trata de inculcar un especial cariño hacia el mundo que nos rodea mediante fábulas extraordinariamente contadas. He escogido para tratar una obra clásica de este director: Naussica del Valle del viento. Conforme desarrolle la entrada se entenderá el porqué de escoger esta obra en particular.
La mayoría de las personas solemos mostrar en algún momento de nuestra existencia un interés por la vida que nos rodea, y establecemos fuertes vínculos con toda clase de seres vivos, desde mi abuela con sus macetas, hablándole a los geranios, hasta yo mismo con mi gata (con la que he mantenido fascinantes conversaciones). Salvo unos pocos desalmados que consideran su estatus biológico como superior, este sentimiento parece ser característico de nuestra especie. Hacer llegar un mensaje de cómo las personas de manera individual demuestran este apego por los demás seres vivos pero en conjunto, como población, hacemos mal a lo que parece que queremos proteger, es harto complicado. La ciencia lo intenta, pero es el conocimiento artístico el que mejor puede transmitir el mensaje (a mi parecer, claro está). Es aquí donde Miyazaki me parece excelso, elevando la animación, a priori un género infantil para muchos, a la categoría de cine serio.
Naussica del Valle del Viento está realizada en una época convulsa, donde el mundo miraba día sí y día también a los conflictos internacionales, con un manto de guerra fría todavía cubriendo el panorama internacional. Este estadio de tensión había hecho pensar, desde el final de la segunda guerra mundial, una posible recaída, y el advenimiento de un nuevo conflicto armado. En Naussica, un mundo ya devastado y consumido por las consecuencias de la propia acción humana en forma de guerra casi imperecedera, no es capaz de encontrar salida al conflicto. Sin embargo no todo está perdido, porque aún existe alguna región donde existen mentes con la capacidad de entender que se consigue más tratando de entender el ambiente que cortando la comunicación con el mismo. Creo que hasta aquí puedo encontrar opiniones parecidas con otros autores.
 Pero yo quiero ir más allá. La conexión de Naussica con la naturaleza (que parece la utopía soñada de Miyazaki) descarta en ella el sentimiento de tratar a cualquier ser viviente como inferior, como se observa en la escena en la que Naussica, ante la mirada atónita de Lady Kushana (princesa del reino de Tormequia, un estado guerrero) es envuelta por los tentáculos del Ohm (un insecto gigante con aspecto de gusano y que tiene muy mal genio), que rebusca en su mente topándose con un recuerdo de infancia de Naussica donde trata de salvar a una cría de Ohm, con la que parece haber establecido un vínculo que, probablemente, ante los ojos de un primer espectador, cree conmoción (de todos es conocido el horror o la fobia que se tiene por algunos tipos de artrópodos…). Consigue Miyazaki que de verdad conectes también con el sentimiento de amor que profesa Naussica hacia una naturaleza que consigue sobreponerse a los envites constantes de fuerzas externas, en este caso nosotros mismos. No sé si Miyazaki alguna vez leyó a James Lovelock, pero me parece una analogía del “mundo de las margaritas”, encuadrado dentro de su famosa hipótesis Gaia, en el cual la vida se mantiene siempre gracias a sus capacidad homeostática para adaptarse y resistir los cambios (para quien quiera saber algo más del “mundo de las margaritas”, recomiendo estos dos enlaces:
En el segundo podéis jugar cambiando parámetros y viendo la evolución de las margaritas). La forma en que el bosque contaminado (el mar de putrefacción), protegido por los insectos,  encierra la esencia de un mundo que aún está vivo y que guarda los vestigios de un aire puro, que ya no circula en la superficie, en sus profundidades, alimentándose de la descomposición de los árboles, con un abono de color amarillento (lo que me parece un símil con el oro, dando a entender lo valioso del ciclo vital) me hace pensar en los pequeños reductos que hay en la naturaleza que se encuentran fuera del alcance de la civilización, allí donde los flujos de materia y energía son ajenos a todo menos a ellos mismos.
Un aspecto interesante de Naussica es su actividad marcadamente científica, explorando el mar de putrefacción, recolectando plantas, observando el mundo que le rodea y siendo el baluarte del pensamiento crítico en un mundo donde nadie tiene interés por ver más allá de ese mar de putrefacción, un mundo considerado perjudicial para los humanos, y del que ella consigue averiguar más de lo que se ha podido averiguar en los últimos mil años, simplemente por mera ignorancia. Incluso consigue sacarle partido; la imagen final construyendo un jardín cultivadas con plantas cogidas del bosque contaminado es prueba de ello.
 

 Como buena pensadora con mente científica, Naussica se plantea una primera hipótesis “¿Qué pasa si intento cultivar las plantas fuera del bosque contaminado?”. Para poder comprobarla diseña un experimento que consiste en recolectar semillas de las plantas que viven en el bosque contaminado y cultivarlas en un medio condicionado por ella misma en el sótano del castillo donde vive. A continuación obtiene resultados ¡Las plantas crecen fuera del bosque! Ahora, siguiendo un bucle hipotético-deductivo, los resultados le plantean una nueva hipótesis “¿Qué hace que las plantas sobrevivan tanto en un lugar contaminado como en su casa, que está libre de contaminación?” La conclusión la obtiene cuando cae en las profundidades del bosque contaminado, y ante los atónitos ojos del príncipe Asbel (del reino de Pejite, que está en guerra con el reino de Tormequia), integra los conocimientos adquiridos y deduce porque las plantas se desarrollan en ambos ambientes (la pureza del agua y del aire en las profundidades del bosque alimenta a las plantas de la superficie) ¿Viendo cosas desde mi sesgo de hombre de ciencia? A lo mejor sí…

Naussica tiene más puntos curiosos. Durante el transcurso de la película hay un hecho que puede pasar desapercibido, pero que a mí me resulta llamativo, e incluso intencionado por parte de Miyazaki. A lo largo del film se producen varias batallas, hay accidentes, con personas que mueren….sin embargo no hay sangre que salga de los humanos. La única sangre que se ve en la película únicamente brota de los insectos y de la propia Naussica (momento en el que montada en su aparato volador resulta herida por los dos hombres que transportan una cría de Ohm en otro extraño aparato volador). Miyazaki quiere resaltar que en mitad de un conflicto bélico, va a ser el ambiente en el que vivimos el que sufra el mayor daño. La inocencia de Naussica, y su buen hacer, quedan integrados en la naturaleza, por lo que pasa a ser otra víctima más, sangrando entonces de la misma forma que lo hace el mundo del que ahora forma parte. El mensaje podría ser: “Aquel o aquello que no se mueva dentro de la marea de destrucción será arrasado”, sin embargo, como explicaba antes haciendo referencia al “mundo de las margaritas”, parece que la naturaleza encuentra siempre la forma de devolver la jugada (el mar de putrefacción representa la venganza de la madre naturaleza…).

Que yo esté haciendo un análisis de lo que intenta describir Miyazaki con esta obra no quiere decir que esté totalmente de acuerdo con su interpretación (o la interpretación que creo que él quiere dar). Para concluir remataré la faena hablando de esa utopía de la que antes hablé. Miyazaki termina con la conciliación entre naturaleza y civilización, con Naussica como “el mesías” tan esperado ¿Por qué utopía? Porque a día de hoy, 30 años después de esa película, sigue desaparecida esa presunta conexión global con el mundo que nos rodea, a pesar de que, como dije al principio, tengamos conciencia individual de que los seres vivos también poseen procesos fisiológicos que les permiten percibir y sentir ese mundo en el que cohabitamos. Como esto es una mera interpretación, y como cada uno tendrá la suya propia, estaría bien que se abriera un debate entre aquellos que hayan visto la película. Me dejo cosas en el tintero como, por ejemplo, hablar de los dioses guerreros (¿analogía con los pesticidas que matan no solo a los insectos sino a todo lo que se pone en su camino?). La recomendación es clara: Ved cine de animación, puede ser tan enriquecedor como cualquier otro.


                                                            
                                                                Autor del artículo

José Joaquín Serrano Morales

sábado, 15 de noviembre de 2014

POBRE ENRIQUETA






En el puente de todos los Santos del año 2007 hice con mi familia un maravilloso viaje a París, una ciudad que desde el primer momento me conquistó. El día uno de noviembre tuvimos la fortuna de llegar casualmente al cementerio más antiguo de la ciudad, que tan solo abre sus puertas ese día, por ser el de los difuntos. La humedad calaba hasta los huesos, una humedad que envolvía de verdín la mayoría de las lápidas y le confería al sacrosanto lugar un ambiente muy especial. Allí, mirando aquellas tumbas pensé que era digno de ser reflejado en una novela. Años después me ha dado por escribirla.

Aunque el título es Pobre Enriqueta la verdadera protagonista de la historia es Rita, que narra en primera persona un viaje a París, precisamente, en el puente de todos los Santos. Donde unas horas después de la llegada al hotel, descubre a su marido besándose afanosamente con esa amiga que la ha acompañado en todo desde la infancia. Lejos de arremeterla contra ellos, decide dejarlos allí mismo y continuar el viaje sola. Necesita pensar en su situación, afrontarla de un modo práctico dando de lado a los más básicos impulsos para sacar partido a una nueva vida desde el primer instante.

El puente, aquellos cuatro días, se convierte en algo más de una semana. Su situación cambia, cuando visita el antiguo cementerio y casualmente descubre en una de las lápidas el nombre de Enriqueta Baena. Nombre que la lleva a la historia de sus antepasados de la mano de Marcel, un atractivo francés que, además, la invita a conocer los más extraordinarios rincones la capital.

Para contar la historia de Enriqueta, que es el nexo de todo, parto de la Málaga decimonónica y de soslayo de la guerra de independencia española, por supuesto intentando darle la mayor credibilidad posible; me he ayudado con la lectura de algunos libros que me han gustado bastante y me ha resultado extraordinariamente interesante. Como son: “Málaga frente a la Guerra de Independencia: 1808-1812” de Esteban Alcántara Alcaide editado por la editorial Algazara, perteneciente al género del cómic histórico, o el de “La Mirada de Málaga” de Alfonso Vázquez, redactor de La Opinión; así como de algunas tesis y trabajos fin de carrera alusivos a dicha época. A todos ellos les estoy enormemente agradecida por compartir su sabiduría. También quiero agradecer a Zaida Liñán, a Loli Pérez y a Francisco Javier Rodríguez por su valiosa ayuda con las correcciones, que son imprescindibles.

Ante todo he pretendido que fuera una historia de casualidades, siendo incluso algo insistente al respecto. Es una novela de amores, de viaje, de dos ciudades que me fascinan aún siendo abismalmente distintas, Málaga y París, y de algunas cosas más que tendría que descubrir el lector adentrándose en la maravillosa aventura de las palabras que le dan vida.

Solo me queda decir que de momento no ha salido en papel pero que os podéis hacer con ella en Amazon, la portada está realizada con fotografías hechas por Manuel Martínez Peralta en los lugares donde transcurren los hechos. Y principalmente desear que le guste a todo aquél que tenga la osadía de leerla.

Saludos.

                 Mª Paz 

domingo, 7 de septiembre de 2014

MEDUSA "HUEVO FRITO"

 
 Taxonomía:Phylum: Cnidaria (Cnidarios), Clase: Scyphozoa (Escifozoos), Orden: Rhizostomeae, Familia: Cepheidae , Género: Cotylorhiza. Comúnmente conocida como “huevo frito

Para mí, siempre es una suerte tropezarme cuando nado junto a mi rudimentaria cámara acuática, con criaturas como estas, pacíficas, elegantes, que se dejan fotografías, y sobre todo inofensivas. Lo más que te pueden producir el contacto de sus tentáculos es una leve picazón. Estuve alejando de la orilla con las manos a unas cuantas y no noté nada.

Las retiraba de la orilla porque aunque la zona de Maro es una zona especialmente protegida de la fauna y flora marina, había personas que no paraban de ensartarlas con palos y sacarlas a la orilla. No sólo acaban con la medusa sino también con los alevines que cobija entre sus tentáculos y debajo de su umbrela.

¡Ojo!, con las medusas hay que tener siempre mucho cuidado, que aunque esta especie no tiene apenas toxinas, hay otras que pueden hacer mucho daño. Ante la duda, no tocarlas ni tomar baños junto a ellas.

Os dejo unas fotos mías y datos que he recopilado de algunos sitios de internet.   

“Es una especie pelágica que vive tanto en aguas someras como más profundas. Su distribución es común en todo el Mediterráneo especialmente en las costas andaluzas. Su desplazamiento está sujeto en gran parte a las corrientes aunque tienen una buena capacidad de desplazamiento propio.

Es una medusa de tamaño mediano-grande con sus 20 a 40 centímetros. El diámetro de la umbrela, puede llegar a alcanzar los 35 cm (normalmente de 20 a 35 cm). Es fácilmente reconocible por su forma de "huevo frito". Poseen una umbrela aplanada con una protuberancia central abombada de color más oscuro, que es más gruesa al tacto. Tiene 8 brazos orales (bucales), 8 ropálicas (órganos sensoriales) y 16 lóbulos marginales. De sus brazos orales salen unas ramificaciones numerosas en forma de pequeños tentáculos, algunos de ellos de un color violeta muy llamativo. Parecen también "botones" azulados o blancos. Siempre va rodeada de alevines de jureles y serviolas a los que cobija. La coloración es pardo-anaranjada, debido a las algas simbióticas que viven en sus tejidos.

  Hay alternancia de generaciones entre la fase pólipo y la fase medusa. En la fase pólipo se da la reproducción asexual; el pólipo se transforma  libera una única larva, la éfira (estadio juvenil de las medusas). Las medusas tienen sexos separados, por tanto, podrá darse la reproducción sexual. Machos y hembras liberan los gametos en el agua y, si hay fecundación, saldrá una larva que se fijará en el suelo formando un pólipo.”

 

 








domingo, 29 de junio de 2014

WHAT IS THIS? NO LO SÉ.




Cuatro estructuras de sillas, o eso parecen, de colores en medio de dos edificios clásicos y en frente de un edificio moderno como la nueva estación  María Zambrano, ¿qué significan?, ¿qué quieren decir?, la teoría más generalizada es la de un homenaje al descanso de  los grandes (nunca mejor dicho) jugadores de parchís de Málaga con hemorroides, que por eso no tienen asiento las sillitas. ¿Qué no, que no es eso?, entonces sólo quedan las teorías de los cuatro reyes magos, los cuatro reyes católicos o las cuatro carabelas del descubrimiento de América.

Habrá quien piense que no entendemos “ni papa” de arte y lo más probable es que tenga toda la razón, pero pienso que si se pone en la calle, para el disfrute ciudadano y no solo para eruditos, el mensaje que debe transmitir tiene que ser más digerible, al tiempo también cuidar un detalle sin importancia, que tenga sentido su integración estética con el entorno, todo esto sin contar con el lamentable estado de conservación en la que está en la actualidad. Total qué más da, ni que fuera una obra de Bernini.

P.D. No he podido encontrar lo que ha costado, tampoco he tenido mucho interés, no he querido mosquearme más, ojos que no ven…



jueves, 13 de febrero de 2014

LOS PUENTES DEL GUADALMEDINA




 Según un estudio de Antonio Molina Cobos sobre los puentes de Málaga, el primero del que se tiene noticias es el Puente de Piedra, de origen romano y restaurado por los árabes. Estaba situado  a la altura de donde posteriormente se levantaría el convento de Santo Domingo, ya que en esa época el mar llegaba cerca de este lugar. Este puente se deterioró mucho durante la toma de Málaga por los Reyes Católicos y finalmente fue destruido por una riada en 1661.

Desde entonces sucesivas pasarelas de madera apoyadas en bases de piedra se iban sucediendo según las riadas las destruían, este puente pasó a llamarse “Santo Domingo”.  Una riada en 1907 lo destruyó definitivamente y fue sustituido por un puente de hierro que regaló el pueblo alemán en agradecimiento a la ayuda prestada por los malagueños durante el naufragio de la fragata “Gneisenau” ocurrido en 1900. Este puente que aún perdura, aunque su emplazamiento se modificó ligeramente,  es conocido también como Puente de los Alemanes.

El segundo puente que ha tenido el Guadalmedina ha sido el de la Aurora, llamado así por estar junto  a la ermita de la Aurora María. El puente ha comunicado históricamente dos lugares importantes, calle Mármoles, frontera entre Perchel y Trinidad, con Puerta Nueva. Incluso en época musulmana, ha existido en este lugar un pequeño puente o pasarelas que dio nombre a una pequeña calle que aún existe, calle Puente.

Presa fácil de las riadas, no fue hasta  el 1921 que se plantea construir un nuevo puente fuerte y sólido, apto para el tráfico rodado, inaugurando las obras Alfonso XIII y dando su nombre a la nueva construcción. Nombre que hoy en día no ha cambiado, pero que todo el mundo conoce como el puente de la Aurora. Se puso en servicio en 1930 y es por entero metálico y con un solo arco.

El puente de Tetuán, llamado así por la reciente toma de aquella ciudad en la campaña de África, es el primer gran puente de  la ciudad moderna que resistió sin cambios más de 50 años. Alrededor de 1913 se remodeló y se sustituyó por otro más ancho que se asienta sobre los basamentos del anterior y que permite mayor tráfico rodado. En 1971 es sustituido  a su vez por otro de hormigón.

En 1913 se construía el puente de Armiñan, llamado así por el director de Obras Públicas que contribuyó a que el proyecto saliera adelante. Fue el primer puente malagueño realizado en hormigón armado. La necesidad de este puente fue el crecimiento de la ciudad hacia el norte y mejorar la comunicación con el Hospital Civil.
El puente del Carmen se incluyó en el Plan de Mejoras de 1924 y respondía a la necesidad de mejorar la comunicación de la zona Suroeste de la ciudad y el ferrocarril.



El puente de Tetuán cuando aún tenía los paredones entre las aceras y la  calzada para que en días de lluvia no salpicara a los peatones. 
 
 
 
 
 


Inauguración del Puente de Tetuán y la Prolongación de la Alameda
 
 
Información: Málaga hace un siglo de Juan Antoni Rivero
Fotos: Diario Costa del Sol
 CFrivero
Todocolección.net
Algunas desconozco su procedencia, si alguien tiene la autoría de alguna foto, puede mandar un correo y la retiraremos si así lo solicita 
 
 

domingo, 9 de febrero de 2014

"LA PALABRA MAS HERMOSA" - Margaret Mazzantini


                  

La palabra más hermosa no es una novela fácil de leer. Con un estilo literario muy marcado, la autora te lleva desde un principio de la mano hacia una historia de amor, o así te lo hace creer, para convertirla mas tarde en algo muy distinto. Con un conjunto de personajes que van dando vida a la historia, todos y cada uno relevantes, quiere cerrar un círculo abierto por Gemma en un viaje de juventud a Bosnia, haciéndolo repetir en la madurez junto a su hijo adolescente.

Ella, universitaria aun, está a punto de casarse con un joven bien posicionado y guapo, sin embargo se enamora a primera vista, en Sarajevo, de Diego, fotógrafo napolitano que entiende la vida como una aventura, una imagen bella o como un compromiso hacia los demás. Por si es un espejismo Gemma se casa a pesar de todo con el hombre al que estaba comprometida, divorciándose en tan solo unos meses ,y comenzando con Diego el tipo de vida realmente anhelada. Con el paso de los años el miedo a perder ese amor, que se le ha pegado en los huesos y tiene asegurado de por vida, se obsesiona con tener un hijo de él y para él, para retenerlo siempre a su lado y hacer perdurable la unión entre ambos. Sin embargo tras múltiples e insistentes intentos descubren la esterilidad de Gemma.

 Esa obcecación que la autora nos muestra persistentemente con la esterilidad, en ocasiones ralentiza la dinámica de la novela llegando hacerte pensar en esos tramos si está siendo algo pesada. Sin embargo cuando avanzas en ella, comprendes lo imprescindible de su desarrollo para entender porque esa pareja vuelve a Bosnia en el peor momento de su historia reciente, viéndose envueltos en una guerra cruel e inútil ajena a ellos, aunque la adoptan como un conflicto propio porque tienen amigos a los que ayudar. Principalmente Gokjo, los presento ambos en el pasado; y a su adorable familia donde los integro sin reparos; o Aska una joven estudiante de música, que ofrece su vientre en alquiler a cambio de una vida fuera de aquel mundo sin oportunidades.

 En esta parte de la novela se describe el sufrimiento de la guerra, el hambre, el miedo, la violación, la soledad y la culpa, de un modo riguroso, duro y desgarrador, y sin embargo te conquista el corazón con cada una de las dolorosas palabras. Describiéndote punto por punto unas escenas tan presente en nuestras vidas a la hora de ver los telediarios, durante la primera mitad de la década de los noventa.

Dieciséis años después Gemma vuelve a Sarajevo con su hijo Pietro, un adolescente impertinente, sin interés alguno por conocer el origen de su historia, que a medida que pasan los días, entre tiras y aflojas, irá sintiéndose más unido a su madre. Ella viajaba con un secreto en la mochila para ese hijo  nunca albergado en su vientre, y en esas vacaciones cargadas de duros recuerdos, descubre otro que se le guardo a ella durante todo este tiempo. Otra verdad aun más dolorosa, que a pesar de ello puede provocarles la posibilidad de tener en adelante una vida más satisfactoria.

Es a mi juicio una novela extraordinaria, conquista al lector cien por cien, ya que la autora con su buen estilo narrativo, pretende mostrarnos el significado de la palabra más hermosa, una palabra que hasta el final de la historia no eres consciente pueda estar presente en el libro.

Margaret Mazzantini (Dublín, 1961), escritora y actriz italiana, es autora de varias novelas entre las que cabe destacar Non ti muovere (No te muevas), y la palabra más hermosa que inspiró la película homónima de su esposo, el director y actor Sergio Castellitto, con quien tiene tres hijos.

Como actriz, ha representado numerosos papeles en las obras teatrales Ifigenia de Goethe (1982), Venezia salvata (T. Othway, 1983), Las Tres Hermanas (Antón Chéjov, 1984), El Honesto Yago (Corrado Augias, 1985), El Alcalde de Zalamea (Calderón de la Barca, 1985), La señorita Julia (Johan August Strindberg, 1986), Antígona (Sófocles, 1986), Fausto (Goethe, 1987), Mi Fausto (Paul Valéry, 1987), El Niño (Susan Sontag, 1988), Praga mágica-Valeria (1989), Descalzos por el parque (1993), Golpe Bajo (1994) y su propia obra Manola (de 1994 a 1998), así como en numerosas películas para el cine y la televisión.

Como novelista es autora de La palangana de zinc (1994) y Non ti muovere (No te Muevas, 1998), un duro recorrido entre una Italia marginal y olvidada, y una burguesía donde se entrecruza la opulencia superficial y la condena de cuna. Se le han concedido diversos premios literarios e interpretativos. En 2005 publicó Zorro, un monólogo para su esposo.

Mª.Paz Osorio