f

menu

sábado, 15 de diciembre de 2012

VICTOR NOIR


En el cementerio de Pére Lachaise, del que ya he comentado en una ocasión anterior, hay una tumba que contiene los restos de un joven que murió de un disparo la víspera de su boda.

Yvan Salmon, verdadero nombre de Víctor Noir, era periodista en París por el 1870, redactor de un diario revolucionario y antibonapartista, La Marseillaise. Pierre Bonaparte se  ofendió por un artículo firmado por Pacal Grousset, redactor jefe, de la citada publicación, al cual retó en duelo. Grousset, en respuesta, envió a Víctor Noir para ajustar la cita en que se debería celebrar el encuentro, pero el joven  mantuvo una acalorada discusión  con Pierre Bonaparte y este le disparó un tiro en la cabeza.

El entierro del muchacho se convirtió en un rechazo masivo al régimen de Napoleón III, primo del autor del disparo. Más de cien mil personas acompañaron la comitiva fúnebre hasta el cementerio de Neuilly. Poco después de proclamarse la III república, los restos del joven fueron trasladados a  Pére Lachaise, en donde se había preparado una sepultura de honor.

La estatua que preside la tumba fue encargada al escultor Aimé Jules Dalou, el cual en decidió representar al personaje tal cual quedó en el momento de su muerte, tumbado boca arriba, la boca entreabierta, los brazos abandonados a los lados del cuerpo, el chaleco abierto, el botón del pantalón desabrochado, y los más curioso, lo dota de una erección.

No se sabe cuando surge la leyenda urbana de que rozar frotar o besar la bragueta de la estatua, asegura la fertilidad de la tocadora. Consecuencia de esto es que la estatua de broce ha adquirido una pátina oscura debido al tiempo, menos la zona de los genitales que brilla debido a los continuos tocamientos por parte del personal que visita la tumba, ya sea por hacerse la foto o superstición.

La alcaldía de París  a principios de 2005 decidió poner freno a esta costumbre y puso una valla rodeando la tumba y un cartel prohibiendo tocarla. Pero las autoridades acabaron reconociendo que esta medida era excesiva y acrecentaba el interés de la gente y decidieron retirar la valla. Y desde entonces, el apagado brillo de la bragueta de Vítor Noir empezó a recuperarse de nuevo.