f

menu

martes, 13 de agosto de 2013

NADA - CARMEN LAFORET


Esta novela fue la ganadora de la primera convocatoria al Premio Nadal en 1945. Su autora, de tan solo veintitrés años, la había escrito el año anterior. Se dice que un autor de renombre del momento estaba tan convencido que sería el ganador, bien por intuición o porque
le había llegado información falsa de que así sería, que al verse relegado por aquella joven interpuso denuncia.  La novela resultó tan seductora por el retrato que la autora hace de la sociedad de aquella época, manifestando a la perfección la paralización y la pobreza de la sociedad en la posguerra española, en la que hasta se puede apreciar el lánguido desvanecimiento de una parte de la burguesía.

Se dijo que era una novela autobiográfica, quizás por estar narrada en primera persona, pero la misma autora lo desmintió años más tarde diciendo que ninguna de sus obras lo había sido, aunque era cierto que se había trasladado  a Barcelona para estudiar al igual que la protagonista.

Llegó a las letras de la época con una narrativa distinta y renovadora con respecto a lo que hasta el momento se había escrito, quizás con un aire fresco plenamente descriptivo que gustó a muchos. En ella, la joven Andrea llega a Barcelona para instalarse en la casa de su abuela, cargada de ilusiones y esperanzas, con la intención de estudiar una carrera en plena postguerra. La misma noche de su llegada se da cuenta que aquella casa no es la de sus recuerdo infantiles. Narra con tal realismo el ambiente tiránico de violencia, hambre y suciedad de aquel hogar que llega a oprimir el pecho del lector.  Nos transmite sus sensaciones y emociones a través de una descripción entre realista y subjetiva del entorno que la rodea. Vive alternando dos mundos muy dispares, por un lado el hogar, donde las eternas peleas entre su tío Román, un hombre excéntrico acostumbrado a un modo de vida burguesa de éxitos con el resto de la sociedad y sobre todo las mujeres, ahora  ya relegado a la amargura de su habitación del ático, con su otro tío Juan, un fracasado celoso mantenido por la ludopatía de su esposa Gloria, con la que también vive una continua contienda, o la tía Julia una beata opresiva que acaba marchándose; por otro lado la universidad  donde encuentra momentos de diversión y relax con algunos amigos, sobre todo Ena, que les sirven de evasión.  Justo al año siguiente se marcha de allí con la impresión que de aquel año compartido con la familia de la infancia no se lleva “Nada”.

Carmen Laforet
Encuentro que es una novela cómoda de leer, que aunque dice mucho entre renglones es fácil descubrirlo como por ejemplo las peleas de los dos hermanos representando a esa España fratricida en continuos enfrentamientos a pesar del amor que subyace entre ellos. Ese intento de relegar a la mujer dentro del hogar con los quehaceres propios de su sexo, obligada al luto y los rezos, o ese intento conciliador de la madre patria que tanto ama al insurrecto como al sumiso y obediente.
 
 








                                                                                Mª Paz Osorio