f

menu

jueves, 3 de marzo de 2011

Las particulas elementales

                                                        Os voy a recomendar una peli, a ver qué os parece, no son de las te dejan indiferente, a mi me pareció interesante.

Dirección:Oskar Roehler.
País:
Alemania
Año: 2006
Duración: 113 min.
Género: Drama.

Sinopsis:

A pesar de ser medio hermanos, Michael (Christian Ulmén) y Bruno (
Moritz Bleibtreu) son totalmente diferentes. Solo tienen en común una madre (Nina Hoss) que nunca se ocupó de ellos y que les dejó al cuidado de sus abuelas paternas para seguir pasándolo bien. Michael es un biólogo molecular introvertido que no parece interesarse por otra cosa que no sea la investigación genética. Bruno es esclavo de sus fantasías sexuales y paga por hacerlas realidad.

Todo cambia cuando los dos encuentran el amor a los treinta y pico. Michael reencuentra a Annabelle (
Franka Potente), su novia de la infancia, y Bruno conoce a Christiane (Martina Gedeck), que comparte sus obsesiones sexuales y disfruta con ellas. La suerte parece sonreírles por fin, pero el destino les juega una mala pasada. Aturdidos, Bruno y Michael tendrán que enfrentarse a la realidad y decidir si vale la pena que siga la relación entre ambos o si prefieren regresar a la soledad anterior.




Una de las cosas que más me gusta de esta película, son esos momentos en el que el protagonista se encierra en sus fantasías, porque me recuerda de alguna manera, esos lapsos que tenemos de vez en cuando en los que hacemos una  visita a nuestro “mundo interior” durante un ratito.
Dirección y guión: Sean Ellis.
País: Reino Unido.Año: 2006.Duración: 102 min.Género: Comedia dramática.Interpretación: Sean Biggerstaff (Ben Willis), Emilia Fox (Sharon), Shaun Evans (Sean), Michelle Ryan (Suzy), Stuart Goodwin (Jenkins), Michael Dixon (Barry), Michael Lambourne (Matt), Marc Pickering (Brian), Nick Hancock (Rory).


SINOPSIS
Ben Willis, estudiante de Bellas Artes, sufre de insomnio como consecuencia del abandono de su novia, Suzy. Para hacer más llevadera la vigilia, empieza a trabajar en el turno de noche del supermercado del barrio. Aquí conoce a gente de lo más variopinta que ha desarrollado su propia manera de hacer frente al aburrimiento de un turno de ocho horas. Ben se imagina a sí mismo parando el tiempo; de esta manera, es capaz de apreciar la belleza de un mundo congelado con la gente dentro, especialmente con Sharon, la callada cajera que quizás guarde el secreto para resolver su problema de insomnio.