f

menu

domingo, 28 de abril de 2013

NECRÓPOLIS DEL CORTIJO ALCAIDE


Este sábado hemos visitado la zona arqueológica de la necrópolis de Alcaide, situada en la ladera oriental de la Loma del Viento, dentro de los terrenos conocidos como Cortijo de Alcaide, en el término municipal de Antequera, aunque está muy cerca de Villanueva deAlgaidas.
 
foto : Salvador Sánchez
Encontrar las cuevas se convirtió en un reto, a pesar de que uno de los integrantes de nuestro grupo, Salvador Sánchez, había colaborado en las excavaciones de estas en los años 80. Y esto se debió a   que el lugar está dentro de unos cultivos de olivos y almendros, además de que el yacimiento se encuentra en total estado de abandono y no tiene indicación alguna que indique su ubicación. 
 
La necrópolis está formada por 18 cuevas artificiales con corredores simples o compuestos por diversos tramos excavados en la roca, que se hayan al mismo nivel o diferentes niveles separados por escalones. Las cámaras son de planta circular o ligeramente elíptica, con cubierta abovedada, en las que se han documentado nichos y cámaras secundarias.
 
collar y pendientes
Por la tipología de los enterramientos y los ajuares que en ellos se han localizado se incluirían dentro de los límites cronológicos del cobre pleno y el bronce pleno.


 
En la actualidad, muchas de las cuevas apenas se aprecian, ya que en su día, una vez estudiadas, se volvían a rellenar con la tierra que anteriormente se había extraído. Gracias a esto, se podrán conservar mejor que las accesibles, pues estas no se han librado, a parte de la natural erosión del tiempo,  de los daños que causan los “escritores frustrados” que van dañando todo lo que se encuentran a su paso. De todas formas hay que tener cuidado al adentrarnos en estas oquedades , ya que en algunas en las que pudimos entrar, tenían inquilinos inesperados.

 
En la ladera sur se han localizado los restos de una cabaña de planta circular con suelo de adobe, que por los materiales hallados se dataría en la edad del cobre. Aunque los restos son escasos, demuestran la relación existente entre la necrópolis y este asentamiento.
 
Estas cuevas fueron  descubiertas e investigadas en los años 40 del siglo pasado por S. Giménez Reyna. Posteriormente ha sido motivo de nuevas investigaciones por el equipo de prehistoriadores de la Universidad de Málaga, que han documentado una veintena de estructuras funerarias.