f

menu

jueves, 9 de junio de 2011

Arroyo Jabonero

De tarde en tarde me doy una vuelta por el Arroyo Jaboneros, empiezo en un carril cerca de la venta El Mirador, en la carretera de los Montes de Málaga y lo termino donde puedo. A veces no se puede continuar por la vegetación, como ha sido este año, ha llovido tanto que la maleza cubre gran parte del arroyo en zonas donde se estrecha y es muy difícil continuar avanzando.
Es un sitio muy agradable y bonito, si se quiere hacer ejercicio puedes empezar el paseo desde la carretera, la cuesta hacia abajo muy pronunciada se agradece pero a la hora de la subida se nos puede atragantar bastante, pero también puedes bajar con el vehículo casi hasta final del camino.
Os podéis imaginar cómo está la vegetación de exuberante en invierno y primavera, un manto de tréboles cubren el terreno dejando solo descubierto la carretera y la parte seca del lecho del arroyo.
Hay zonas en la vereda del arroyo donde el perejil crece robusto hasta la altura de la cintura, también abunda la menta, lavanda, romero, tomillo y los lugareños que tienen pequeñas plantaciones cerca del cauce, cultivan hierbabuena y esta ha llegado a crecer salvaje por los alrededores. Una buena despensa de hierbas naturales.
Un paseo ideal para una mañana de domingo cámara en mano y buena compañía.

2 comentarios:

  1. Precioso Manolo, precioso, es increíble como la naturaleza continúa existiendo en plena ciudad. Muchas veces me fijo en Málaga lo que ocurre con los pájaros, las abejas, los saltamontes, los sapillos, los árboles, la vegetación que crece "postasfalto" y me alegro que estén ahi porque de lo contrario sería imposible vivir en una gran ciudad. Lo de la música me ha sorprendido, has dado utilidad al único tema que no se que iba a hacer con el y al final grabé como recuerdo...JUSTO

    ResponderEliminar
  2. Amigo en la red Justo. No conocía tu faceta de compositor, solo la de crítico musical. A ver cuando me haces llegar algo más de tu música. Un pajarito me ha dicho que hasta tienes un disco editado. PACO ARIAS.

    ResponderEliminar