f

menu

domingo, 29 de abril de 2012

LA DIGNIDAD DE LOS PERDEDORES

Hay un cine de personajes que son siempre perdedores. Desde que aparecen en pantalla sabemos que van a luchar contra todo y contra todos, y al final van a perder. A pesar de eso, conservan una dignidad que es fruto de su honestidad, porque la honestidad no está reñida con la legalidad y es diferente de la honradez. Son personajes íntegros, que no necesitan nunca firmar contratos, porque es suficiente con su palabra. (Lo único que tiene un hombre es su palabra”, dice John Wayne en “Río Rojo”).

Algunas veces se han incorporado a la sociedad, intentando enterrar su pasado, otras ni siquiera lo intentan, todos se mueven en el delgado filo que separa la legalidad y la supervivencia, todos tienen amigos que siempre estarían dispuestos a todo porque ellos mismos dan todo lo que tienen (que no es mucho pero lo es todo).
Mujeres fatales, cuentas pendientes, amores imposibles y el camino a la perdición. La pasión frente al deber, la integridad moral por encima de todo.
El género llamado “cine negro” es quizás quien nos ha proporcionado un mayor número de estos personajes.
Retorno al pasado” (Jacques Tourneur), historia de un ex detective (soberbio RobertMitchum) atrapado en una red de engaños y manipulaciones que acabará en tragedia. El pasado vuelve siempre a nuestras vidas y aquí vuelve a la de él, cuando es reclamado por un antiguo cliente (Kirk Douglas) para que localice a su novia que- al parecer- se ha fugado después de robarle. Mitchum emprenderá una búsqueda sobretodo interior que lo llevará a intentar borrar su pasado pero se verá arrastrado por una ciega obsesión a esta “mujer fatal” (Jane Greer) que compone uno de los personajes femeninos más fascinantes de la historia del cine. –“Hay miles de mujeres que se parecen a ella”, -“A ella no”.
Perdición” (Billy Wilder). Guión del propio Wilder junto a Raymond Chandler. Un vendedor de seguros, una mujer fatal (esta vez Barbara Stanwyc) y su marido, un plan, un crimen…. Todo lo sabemos desde el principio pero el maestro Wilder nos va mostrando esa turbia relación, la idea del crimen, la ejecución, las consecuencias …..Narrada desde el principio, Perdición es un retrato sucio de sus personajes que acarician el amor y el odio, el dominio y la sumisión. La figura del perdedor queda reflejada al principio de la película: -“Hice lo que hice por dinero y por el amor de una mujer; no conseguí ni lo uno ni lo otro”.
La jungla de asfalto” (John Huston), retrato de toda una galería de perdedores: el rudo Dix, el pérfido Emmerich, el meticuloso Doc, el solitario Gus, el ambicioso Cobby … Personajes que acaban de conocerse y planean el atraco a una joyería, un puñado de perdedores a los que el destino (de nuevo en forma de mujer) da la espalda. Contiene algunas frases míticas como la de Herr Doctor -“Lo malo de un policía es que cuando menos te lo esperas se pone de parte de la ley” . Y ahí está el gran Hayden , tan simple como rudo pero, sin ninguna duda, el personaje más íntegro y honesto que nos ha ofrecido el cine.

                                                                                                                             Alfonso Lozano