f

menu

viernes, 27 de julio de 2012

LA GUERRA COTIDIANA

LA GUERRA COTIDIANA

Recuerdo un  titular de “Diario 16” (q.e.p.d) cuando el conflicto de Irak (no recuerdo si el primero ó el segundo) se encontraba en pleno apogeo y en España gobernaban Felipe y Alfonso: “Guerra, la palabra más temida”.

No cabe duda que vivimos en la actualidad una dosis de guerra cotidiana: Políticos, sindicatos, trabajadores, parados, ciudadanos…….. todos en guerra.

Por ello, creo que viene al caso referirme a este género cinematográfico que –como todos- aporta clásicos, mediocridades y joyas (por si hay oportunidades veraniegas de revisionar alguna de ellas).

Entre los clásicos: “Objetivo Birmania” (Raoul Walsh), El día más largo (superproducción – 3 directores), Tora, tora tora (ídem ídem), Ha llegado el águila (Jhon Sturges), Destino Tokio (Delmer Daves), Doce del patíbulo (Robert Aldrich), “El puente sobre el río Kwai” (David Lean), Salvar al soldado Ryan (Steven Spielberg), Enemigo a las puertas (Jean-Jacques Annaud) …..

En tono de humor: Operación Pacífico (Blake Edwards),  ¡Que vienen los rusos! (Norman Jewison), M.a.s.h. (Robert Altman),….

El no va más: La Gran Evasión (Jhon Sturges), necesitaría 100 artículos para escribir algo (solo un poco) de lo maravillosa que es.

Me gustaría recomendar 3 joyas del cine bélico, películas de corte intimista:



Bronce: “Infierno en el Pacífico”, John Boorman nos ofrece el encuentro entre 2 combatientes de la 2ª guerra mundial (un americano y un japonés) en una isla desierta del pacífico. Dos hombres y un destino (con posibilidad de salvación) conociendo idiomas distintos y enfrentados por una guerra. Dos únicos actores (Lee Marvin y Toshiro Mifune) para recrear lo que es una constante en el cine de Boorman: Enfrentar al hombre con situaciones extremas. Y ésta es una de ellas: ¿Qué posibilidades hay de sobrevivir sólo en una isla desierta?, más aún, ¿y de hacerlo si en ella solo estáis tú y un mortal enemigo?



Plata: “La guerra de Murphy” (Peter Yates), film independiente cuya acción tiene lugar en las aguas del delta del Orinoco, justo en los días (mayo de 1945) en que la guerra finaliza. Peter O´Toole es un mecánico de la marina mercante cuyo barco es hundido por un submarino alemán, quedando como único superviviente. Murphy emprende una guerra por su cuenta contra el submarino, que ha quedado sumergido sin posibilidad de avanzar.



Oro: “Traidor en el Infierno” (Billy Wilder), el stalag 17 (campo de concentración en alemán) es el escenario de una de las grandes obras del maestro (que sufrió en primera persona los horrores del nazismo). El film suma los géneros de suspense, drama y comedia y en todos ellos brilla con luz propia. Obra maestra del cine,  clásico, presente ó futuro, es una película indispensable, por mil razones, pero –sobretodo- porque es entretenida, perdón, he querido decir EN-TRE-TE-NI-DA.

Acabo con una frase de otra pequeña joya (ésta española): “La guerra de papá” (Antonio Mercero), basada en una obra de Miguel Delibes. La familia (numerosa) está sentada a la mesa, un hijo le dice: -“Papá, yo quiero ir a la guerra”, el padre (Héctor Alterio) excombatiente y con cara de preocupación, le contesta: “-Hijo, eso es bien fácil, en la guerra sólo existen dos preocupaciones: matar y que no te maten, lo malo es la paz, los problemas diarios, la hipoteca, las letras…….”.

ALFONSO LOZANO