f

menu

viernes, 22 de abril de 2011

BASILICA DE BOBASTRO

En el término municipal de Árdales, cerca del pantano del El Chorro, no encontramos con el Castillo de Bobastro. De este, solo quedan algunos sillares de sus murallas y algunas estructuras de casa adaptadas en la roca.
Pero su basílica, tallada en la propia piedra, rodeada del bosque, impresiona.
Por su buen grado de conservación, es fácil de imaginar la vida en aquel lugar, en plena naturaleza, de  como aquellos hombres y mujeres se adaptaron a unas condiciones hostiles y utilizar los recursos que más a mano tenían.
Si te sientas a contemplar el lugar, no es difícil visualizar,  en un pequeño ejercicio de imaginación, ver la Basílica de Bobastro y a un sacerdote oficiando una misa, entre sus asistentes, Omar Ben Hafsún, líder rebelde rodeado de su séquito y los alrededores salpicados por centinelas en permanente alerta.
Ha resistido a cincuenta años de guerra y asedios y al paso de  mil doscientos años al aire libre, ahora tienes que pagar tres euros si quieres verla. Han vallado todo el perímetro. Resulta raro ver todo el lugar rodeado por la alambrada.
A mi pregunta al taquillero de porqué de todo aquello, me respondió “que se estaba deteriorando un poco”.
Omar Ben Hafsún se volvería a rebelar.