f

menu

viernes, 23 de noviembre de 2012

Convento de Recoletos de San Francisco de Asís e iglesia rupestre

En Villanueva de Algaidas nos encontramos lo que queda del convento franciscano de Nuestra Señora de la Consolación, que según se relata en La Crónica de la Santa Provincia de Granada, fue fundado el 30 de noviembre por el primer duque de Osuna, Pedro Téllez de Girón, en 1566. Según parece, el obispo de la Diócesis de Málaga, Francisco Blanco, fue quien concedió el permiso para la construcción del templo, lo que permitió a la Orden de los Recoletos de San Francisco de Asís establecerse en la zona.
 
La construcción del convento y la instalación de estos religiosos se enmarca dentro de las políticas de la época para la repoblación de estas zonas durante el siglo XVI, para lo que se seguía un modelo basado en la instalación de un convento para atraer a otros pobladores. Como curiosidad, los monjes de la época vivían de la venta de madera de los bosques de encinas de entorno a la Marina Española, además del aprovechamiento de la bellota.
 
Es posible apreciar buena parte de lo que fue su estructura. La iglesia, que se alza en la parte más elevada del conjunto, al mismo nivel de las ermitas rupestres, es de una planta con un leve crucero en el que todavía se conserva el arranque de lo que fue la cúpula que cubría la zona próxima al altar mayor. Además, se conservan los restos de camarines y capillas en los que, junto a los elementos arquitectónicos, todavía es posible apreciar restos de frescos en los que se adivinan diversos motivos policromados entre los que destacan los escudos franciscanos con las cinco llagas y palmas de Jerusalén. La entrada al templo se realizaba desde un patio superior desde el que se abría una portada con arco de medio punto coronada por un frontón triangular, ubicada a los pies del lado izquierdo de la nave.
 
Como casi todo los lugares de interés arqueológico  que vamos visitando, está en un estado lamentable, y menos mal que está vallado,  y aun así tiene pintadas y grabados hechos no precisamente por los monjes. Tiene su riesgo pasear por su interior, pues el edificio se desmoronando poco a poco.
He leído en alguna parte que lo quieren restaurar,… habrá que verlo para créelo.
 
Junto al convento se encuentra una iglesia rupestre, excavada en su totalidad en roca arenisca y está datado entre los siglos IX y X. Presumiblemente la Iglesia era la mayor de ellas que ocupa una superficie de 52,74 metros cuadrados y se compone de tres dependencias, la nave central es cuadrada y cubierta por bóveda semicircular, en cuya pared este se encuentra un hueco que hace las veces de ábside. La nave lateral derecha comunica con la nave principal mediante un vano y pudiera haber servido como baptisterio; puesto que en uno de sus extremos se encuentra labrada una pileta con una entrada de agua. La nave lateral derecha pudo haber servido como sacristía. La cueva de menor tamaño pudo haber estado destinada a habitáculo de ermitaños, si bien debieron ser pocas personas por su reducido tamaño.

CONCHA DE ALMEJA ENTRE LOS SEDIMENTOS
 
Este conjunto rupestre debió servir como punto de referencia para la población mozárabe, es decir, para los cristianos que vivían en territorio árabe durante la Edad Media en lo que hoy es la Comarca Nororiental de Málaga. Debió de haber un número importante de mozárabes en la zona puesto que este elemento ha sido estudiado como uno de los factores clave para que Omar Ibn Haffsun convirtiera este territorio (especialmente las fortalezas de Cuevas de San Marcos y Archidona) en uno de sus puntos de referencia durante la revuelta contra los Omeya en el siglo IX.