f

menu

sábado, 3 de marzo de 2012

KEVIN GILBERT

Hoy quiero hacer un homenaje a un músico del rock, (rock progresivo, como no podía ser menos) poco conocido tal vez, pero un gran artista.
Kevin Gilbert nació en 1966 en Sacramento (California). En la escuela secundaria ya empezó a componer, de una manera casi obsesiva, junto con su hermano Greg. Tal como éste decía “comían menos, dormían menos, leían más y componían aún más”.
Influenciado fuertemente por Génesis formó su primer grupo llamado Toys Matinée.
Se profesionaliza en la música tocando todas las facetas, desde guitarrista, arreglista, productor, compositor, etc. Trabaja con artistas como Madonna, Michael Jackson y Keith Emerson.
En 1993, junto a sus colegas músicos, colabora con la que era su novia Sheryl Crow en el disco Thursday Night Music Club. Incluso coescribió “All I wanna do” con el que Sheryl conseguiría el Grammy en 1995. Una vez en la cúspide, Sheryl los abandonaría.
En 1994 junto a su banda en aquel momento, Giraffe, presenta en el Progfest su tributo a Génesis haciendo una interpretación del álbum “The lamb lies down on Broadway” del cual hay algunos videos en youtube pero de regular calidad.
En 1995 lanza su primer disco en solitario “Thud”. El álbum destila un íntimo rock progresivo con las sempiternas influencias de Génesis. El disco desgraciadamente pasa inadvertido en el mundillo musical.
En este tiempo Génesis se encontraba en la tesitura de buscar sustituto a Phil Collins. Jon Rubin, manager de Kevin Gilbert, envió una copia de la versión que hiciera con “The lamb…” a Mike Rutherford y Tony Banks, los miembros que quedaban de Génesis. El 20 de noviembre de 1996, cuando Rubin iba a comunicar a Kevin Gilbert que tenía una audición con los Génesis para, con toda probabilidad, sustituir a Phil Collins, se encontró con su cadáver. Días después se supo que había fallecido a causa de la llamada auto asfixia erótica.
Después de su temprana muerte sus amigos y colegas músicos editaron su álbum póstumo The shaming of the true.
He seleccionado el tema “Goodness Gracious” de su álbum “Thud”. En él se sintetiza la bipolaridad de Kevin Gilbert, integrando a la perfección el intimismo de la guitarra acústica con la potencia y fuerza desgarradora de la guitarra eléctrica.
Una pena que muriera tan pronto y nos dejara con tan poco.
Paco Arias.