f

menu

martes, 29 de mayo de 2012

COMARES - MAZMÚLLAR

El origen de su nombre se encuentra en el vocablo árabe Qumaris o Hins Comarix, que significa castillo en la altura.
Comares ya existía cuando los árabes invadieron la Península, según investigaciones fue fundada por griegos focenses que llegaron a las playas malagueñas en el siglo VII a. de C.
Se especula sobre posibles asentamientos iberos y romanos, se han hallado monedas de esa época que avalan esta teoría. Lo que parece claro es que cuando llegaron los árabes a Comares, la fortaleza de la ciudad ya estaba construida, y no es de extrañar dado su valor estratégico.

Fue uno de los baluartes defensivos de Omar ben Hafsun, en su lucha contra los omeyas cordobeses. Algunos investigadores han visto en la Meseta de Mazmúllar,  la posible ubicación de la mítica fortaleza de Bobastro, que fuese el cuartel general del no menos mítico caudillo muladí, por considerarlo  como uno de los puntos estratégicos de la Rayya (Archidona), entonces capital de la taha (comarca) malagueña.
En esta meseta se encuentra un aljibe musulmán, formado por una galería de tres naves y otras tres naves transversales, comunicadas entre sí por arcos y cubiertas con bóvedas que forman nueve compartimentos. La construcción fue declarada monumento histórico artístico en mayo de 1931. A pesar de esta declaración, no vemos que el sitio esté debidamente cuidado, aparte de que hay gente que insiste en dejar la basura donde no debe. Lamentable.

Además del aljibe, podemos encontrarnos con numerosos agujeros tallados  en el suelo rocoso que debieron servir como almacenes, también se pueden observar rocas talladas, las cuales no sabemos qué finalidad tenían exactamente, aunque por sus formas, algunas nos sugieren tumbas, otras algún tipo de asientos, abrevaderos y cosas así.  Además también se encuentran los restos de la estructura de una edificación que por su tamaño, hubo de ser un lugar de relevancia. Los resto de la muralla de la antigua ciudad, rodean parte de la meseta.

Gracias a Juan Infantes y Pilar Marín, los cuales nos guiaron por la zona de Mazmúllar  para la localización de los lugares más importantes,  sin su ayuda hubiera sido imposible encontrar muchos de  los restos arqueológicos, ya que no llevábamos ningún tipo de mapa y están desperdigados por toda la zona.

Tuvimos la gran suerte de que un grupo de excursionistas traía una escalera bastante larga para poder acceder al interior del aljibe y nos invitaron amablemente a  bajar por esta, pudiendo sacar las fotos desde la parte inferior  del monumento, gesto con el cual nos sentimos muy agradecidos.



Destaca en Comares el castillo, antigua fortaleza romana, sobre la que se edificó la árabe. Se pueden ver torreones en la parte alta del pueblo. Los comareños llaman a la fortaleza La Tahona, posiblemente es una deformación de la palabra árabe “taha”, que significa “comarca”. Actualmente el cementerio está emplazado en esta zona, en su interior se puede visitar otro gran depósito de agua de la antigua edificación.
Las crónicas de la época relatan que en castillo cabían 15.000 personas y que fue conocido como una  fortaleza cuadrada, residencia de la familia Axquilula, quienes unidos a sus familiares de Málaga y Guadix tuvieron en jaque durante bastante tiempo al poderío de los nazaritas.
El día 29 de abril de 1.487 Comares se rendía a las tropas cristianas, siendo nombrado alcalde Pedro de Cuellar, sustituyendo al último alcaide moro, Mohamad el Jabis. 


Para el almuerzo, paramos un poco antes del pueblo, en el restaurante “El Molino”. Al local y a la atención recibida, le damos nota alta, la verdad es que estábamos solos en el restaurante porque la gente estaba de fiestas en el pueblo, pero comimos muy bien y a buen precio.
 Paco Arias nos sorprendió esta vez con un vino tinto de Cádiz fantástico, “Finca Moncloa” de 2008, elaborado a partir de una combinación de uvas Cabernet Sauvignon, Shiraz, y un pequeño porcentaje de Merlot y Tintilla de Rota y que ha permanecido 9 meses en roble francés y americano, ideal para acompañar carnes a la brasa, embutidos y quesos.