f

menu

jueves, 28 de junio de 2012

MEDUSA - RHIZOSTOMA LUTEUM

El pasado domingo, 24 de junio, mientras buceaba en plan dominguero en una de las playas de Nerja, intentando fotografiar unas pequeñas medusas, tuve la suerte tropezarme de cara con este enorme ejemplar. Pertenece a la especie rhizostoma luteum, que pueden llegar a medir 1 metro, con una umbrela en forma de campana con la consigue llegar  a los 90 cms, abunda en la mayor parte del Mediterráneo.
Se alimenta de plancton y otros organismos microscópicos que captura con sus brazos bucales y a las que digiere lentamente a través de los canales que surcan los brazos y que se comunican con la cavidad gástrica, deben digerir las presas externamente para absorber luego los restos del animal ya digerido.
No es urticante, si nos roza notaremos algo de escozor, pero no nos causará lesiones.
Aparecen en primavera y pueden verse hasta noviembre, es un animal generalmente solitario, aunque esporádicamente pueden viajar en grandes grupos.
Frecuentemente, las corrientes marinas las dejan varadas en las orillas de las playas, unas pocas volverán al agua por el empuje de las olas, otras el sol las secará, pero la mayoría son destrozadas por las personas que se las encuentran.

Estuve nadando junto a la medusa un rato, tenerla tan cerca y su gran tamaño,  impresionaba, pero a la vez, que se dejara fotografiar y observar su tranquilo y elegante modo de nadar, fue emocionante y a la vez  relajante.
Al llegar a la orilla, pude observar como unos bañistas en una piragüa vieron a la medusa,  que para su desgracia nadaba cerca de la superficie, con los remos la arrastraron hasta tierra firme, y una vez allí la hicieron papilla a pedradas.
Supongo que el miedo y la ignorancia hacen que algunos se comporten de esta manera.